¡Hola!

Nuestros nombres son Mónica y Sam y somos los co-fundadores de PAZ, basadas en Valencia, España. ¡Muchas gracias por visitar nuestra web! Nos gustaría contarte un poco sobre cómo empezó todo…


Somos apasionados del ciclismo y nos encanta ir en bicicleta por todas partes, explorando e inspirándonos en la naturaleza, el pueblo o la ciudad a dondequiera que vayamos. Ya se a poniendo a prueba nuestras piernas un domingo por la mañana, haciendo la compra, o descubriendo en bicicleta nuevos lugares – y no olvidemos el ocasional sprint por ver quién paga el café – nos encanta estar en el sillín y queremos compartirlo con el mundo. 

También somos ávidos ambientalistas y siempre intentamos hacer lo mejor para priorizar nuestro planeta cuando se trata de nuestras acciones cotidianas; como ciudadanos, como consumidores y como personas. Sin embargo, cuando se trataba de nuestro amado deporte, ¡encontramos que era todo un reto! La industria sufre mucho por el uso excesivo de materiales dañinos, prácticas no sostenibles y niveles vertiginosos de consumismo. ¡Y todo esto por una actividad que la mayoría de la gente considera “eco”! 

El ciclismo puede llevarte a muchos lugares, a veces preciosos, a veces difíciles, pero siempre una aventura. Honestamente creemos que el ciclismo puede cambiar el mundo, pero primero tiene que cambiar la industria del ciclismo, para hacer frente al mundo y al futuro. El ciclismo tiene el poder de dar un paso adelante, de contribuir al antídoto, y no limitarse a seguir siendo parte del veneno. Es por eso que en PAZ estamos comprometidos a hacer la ropa de ciclismo más sostenible del mundo.

¿Por qué somos diferentes?

No usamos dos de los materiales más comunes en la industria textil deportiva: el poliéster y lana merino.

El poliéster es una fibra sintética obtenida del petróleo, y por lo tanto está hecha de recursos no renovables con alto índice de emisión de carbono.  Más de 70 mil millones de barriles de petróleo se utilizan para hacer poliéster cada año. No es biodegradable y persistirá en el ecosistema incluso cuando finalmente se deteriore. Las microfibras de la ropa sintética son una de las mayores fuentes de contaminación de los océanos del mundo.  Es un desastre medioambiental.

Del mismo modo, la lana merino tiene un enorme impacto en la tierra, el aire y el agua en cada uno de los procesos de producción. El impacto es enorme, contribuyendo significativamente al cambio climático, la destrucción de hábitats, la erosión del suelo y la contaminación del agua. Por no mencionar la crueldad animal, que como empresa vegana nunca aceptaremos.

IMG_20200729_115604

Claramente, algo tiene que cambiar. En PAZ nuestro objetivo es ofrecer ropa de ciclismo sostenible, utilizando materiales ecológicos y reciclables de vanguardia para hacer prendas de rendimiento técnico. 

Así que, ahora nos conoces un poco mejor. ¡No olvides echar un vistazo a nuestra página web y esperamos verte pronto montando en bicicleta!

RESPETA EL PLANETA. DISFRUTA DE LA NATURALEZA. PEDALEA EN PAZ.